Fatalidades de buceo: el papel del incumplimiento de las buenas prácticas de buceo

Escrito por Al Hornsby
Como profesional de buceo, eres muy consciente de la importancia de seguir las buenas prácticas de buceo durante todas las inmersiones. Tú les enseñas esto en los cursos, haces que los estudiantes firmen el formulario Prácticas de Buceo Seguro y le recuerdas a los buzos los procedimientos seguros durante las actividades de buceo. Con toda la importancia que se le da, esperarías que el respeto por las buenas prácticas, especialmente entre los buzos más experimentados, estaría tan arraigado que la ocurrencia de “incumplimientos” deliberados que conduzcan a muertes por inmersión sería bastante inusual. Bueno, no des nada por garantizado.
Investigación reciente
Un estudio reciente, “Incumplimiento de las prácticas de buceo seguro entre 122 muertes por buceo”, publicado en International Maritime Health, realizado y escrito por Karl Shreeves, Peter Buzzacot, Al Hornsby y Mark Caney, investigó la relación entre la desviación intencional de las prácticas de buceo aceptadas y muertes de buzos. Los autores examinaron 119 incidentes/122 muertes de buzos en América del Norte y el Caribe, que no involucran el entrenamiento de buzos, e identificaron la presencia de violaciones de las prácticas de buceo seguras aceptadas, así como si las muertes estaban asociadas con un evento médico agudo.
Los resultados fueron muy interesantes de varias maneras. Primero, se encontró que el 57 por ciento de las muertes se asociaron con un evento médico agudo. Debido a que un gran segmento de la población de buzos existente está envejeciendo, la incidencia de incidentes de buceo relacionados con la medicina ha aumentado constantemente. De hecho, se determinó que las probabilidades de una muerte asociada con una condición médica aumentaron aproximadamente el nueve por ciento por año de edad, o 2.4 veces por cada 10 años de edad. El estudio profundizó lo más posible en las causas incidentes específicas y descubrió que los desencadenantes relacionados con la medicina podrían ser incluso más frecuentes de lo que se suponía anteriormente, ya que podrían estar enmascarados por impactos secundarios, como el ahogamiento en la superficie después de un ataque cardíaco, un evento difícil de determinar.
El hallazgo más interesante
El hallazgo más interesante fue que el 23 por ciento de las muertes están relacionadas con medicinas y el 75 por ciento de las muertes sin implicaciones médicas involucran violaciones de la práctica de buceo seguro. El aspecto triste de esto es que significa que la mayoría de estas tragedias fueron posiblemente evitables.
Los incidentes relacionados con medicina a menudo implican bucear contra las órdenes de un médico o con afecciones conocidas, como problemas cardiacos existentes. Los casos no médicos abarcan toda la gama de problemas simples y básicos que incluyen:
  • No hacer un control de seguridad antes de saltar con un cilindro vacío.
  • Tener el regulador conectado al cilindro diluyente.
  • No hacer una respiración previa con un rebreather.
  • Buceo más profundo que el entrenamiento o la experiencia de la persona.
  • Bucear solo o continuar buceando después de la separación de los compañero sin ser entrenado o experimentado en el buceo autosuficiente.
  • Ingreso a entornos generales sin la capacitación, experiencia o equipo adecuados.
Los buzos que murieron por algo que no sea una causa médica tenían siete veces más probabilidades de tener uno o más incumplimientos asociados con la fatalidad.
Un interesante hallazgo lateral
Un interesante hallazgo lateral, con una frecuencia sorprendente, involucró este escenario:
Es un buceo encantador, los amigos o un grupo nadan a lo largo, todos tienen mucho aire, y un buzo con calma indica que quiere subir. El amigo señala “¿Estás bien?” Y el buzo indica que está bien, pero solo quiere volver al barco. El amigo lo acompaña a la superficie y señala el bote, que comienza a dirigirse (o lo lleva justo debajo del bote), luego regresa para continuar la inmersión. En los breves momentos antes de que el buzo pueda subir a la escalera, aparentemente queda deshabilitado debido a un evento médico, se desploma hacia el agua y se ahoga en el incidente.
Esto no solo complica los esfuerzos de rescate, sino que parece que a veces la evaluación médica concluye con el ahogamiento en lugar de un evento médico debilitante como la causa (con desafortunados efectos negativos en el potencial y la defensa de los litigios).
Los buzos deben ser conscientes de esto y considerar que alguien que termina una inmersión normal y divertida sin una razón clara podría estar experimentando síntomas vagos, pero poco claros, de un evento médico. Tal vez una manera de evitar el potencial de estas situaciones es simplemente honrar el sistema de amigos, y si un amigo quiere terminar la inmersión, permanecen juntos hasta el bote o la costa.
Ya sea enseñando o supervisando, recuérdales a tus buzos que las buenas prácticas establecidas de buceo, como los límites de velocidad y los cinturones de seguridad, previenen accidentes y protegen a los buzos. No son solo palabras y formalidad enseñar y recordarle a los buzos estas habilidades y procedimientos críticos. Todos estamos ayudando a establecer patrones de comportamiento que, como se ha establecido empíricamente ahora, pueden evitar que ocurran accidentes de buceo.
Una versión de este artículo que apareció originalmente en la edición del cuarto trimestre de 2018 de The Undersea Journal®.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Nuevo Flujograma de Control de Calidad

Certificaciones PADI para buzos que no son de PADI

5 malos hábitos del buceo