Nuestra base inquebrantable


El entrenamiento es la base de PADI, pero su corazón no está en el Sistema PADI, el aprendizaje en línea, las tarjetas de referencia del instructor y demás. Estas son herramientas modernas y poderosas, pero en 1966, varios años antes de que existieran, tú podías tomar cursos PADI y obtener certificaciones PADI porque nuestra base de entrenamiento ya estaba allí, donde está hoy, en manos tuyas y de tus colegas PAD,. Instructores, asistentes de instructores y divemasters. Sin ti, el sistema PADI, el mejor sistema educativo para buzos, no puede hacer lo que hace tan bien, es como un piano Steinway no puede sonar como un Steinway sin un maestro en sus teclas.

En medio de todo lo que hace PADI® en un mundo que cambia rápidamente, siempre debemos construir sobre la base de todo lo que hace la familia PADI. Es lo que John Cronin y Ralph Erickson establecieron primero cuando fundaron PADI en 1966, es nuestra base hoy y nos llevará al futuro. Esa base es, por supuesto, la educación: la formación de buzos. Lo que enseñamos y cómo enseñamos, ha ido y debe seguir cambiando. Pero, el hecho de que enseñemos nunca se irá. No puede, porque no es lo que hacemos, sino quiénes somos.
Incluso con todas las innovaciones en tecnología educativa, como el aumento de la inteligencia artificial y los sistemas dinámicos de aprendizaje en línea, los maestros humanos aún tienen el peso de la mejor educación. Las innovaciones son importantes para mantener el entrenamiento PADI relevante en el mundo en línea dinámico y personalizado de hoy, pero aún necesitas grandes instructores para tener un gran entrenamiento. Como lo explicó el escritor estadounidense William Arthur Ward: “El maestro mediocre lo dice. El buen maestro explica. El maestro superior demuestra. El gran maestro inspira “.
Eso describe a la familia PADI: más de 137,000 personas que inspiran a otros a aprender, bucear y cuidar. Juntos motivamos a los buzos a enfrentar nuevos desafíos, a tener aventuras submarinas, a sanar y ayudar a otros con el buceo, y a proteger nuestro frágil mundo. Los Course Directors PADI dan forma al futuro al transmitir nuestra sabiduría colectiva a una creciente generación de líderes del buceo, quienes a su vez inspirarán a los buzos a hacer cosas que ni siquiera hemos imaginado. Todo lo que hoy hace la organización PADI global tiene sus raíces en el entrenamiento, y ese entrenamiento tiene sus raíces en ti, en mí y en el resto de la familia PADI.
Aristóteles dijo, hace aproximadamente 2,300 años, “Educar la mente sin educar el corazón no es educación”, y eso no ha cambiado: la familia PADI no “enseña buceo”; Educamos el corazón y transformamos vidas. Eso es lo que hace que la base de entrenamiento de PADI sea sólida.
Buena suerte, buena enseñanza y buen buceo.
Drew Richardson Ed.D.
Presidente y CEO de PADI

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Nuevo Flujograma de Control de Calidad

Certificaciones PADI para buzos que no son de PADI

5 malos hábitos del buceo